Blanco White

Publicado el

Seudónimo de José María BLANCO CRESPO. (1775-1841) Entre los protestantes españoles del primer tercio del XIX, varios obligados a vivir y trabajar en el exterior, destaca en Inglaterra el escritor y poeta José María Blanco Crespo, más conocido como Blanco White.

De padre irlandés y madre sevillana, nació en Sevilla. Donde pasó la juventud en el estudio, la carrera eclesiástica, numerosas crisis religiosas y la preocupación política.

En 1810, se autoexilió a Inglaterra. Donde, como narra en la más editada de sus obras, “Preservativo contra Roma”, se acercó a otra forma de entender el Cristianismo:

“Entré en una iglesia protestante por mera curiosidad; porque mis pensamientos estaban a la sazón muy lejos de Dios y de su culto”.

Pero al llegar el canto congregacional, añade:

“Los sentimientos expresados en este hermoso himno penetraron en mi corazón como la primera lluvia que refresca un tierra sedienta. Avergonzábame de mi mismo al considerar cuan largo tiempo había vivido en impío olvido de Dios, padre y sustentador de mi vida y de mi ser, y la conciencia de mi ingratitud arrancaba profusas lágrimas de mis ojos. Cuando salí de la iglesia era ya otro hombre; mas no tenía todavía verdadera fe en Cristo”.

Las numerosas luchas con su conciencia y las iglesias institucionalizadas, sobre las que siempre se expresó con sinceridad, le crearon no pocos problemas y están presentes en su obra escrita.

Ya que pluma en ristre, en el periodismo, la autobiografía, la controversia teológica y los versos; arremetió contra los tiranos y los intolerantes. Defendiendo la libertad de cultos, la lectura de la Biblia y la independencia de Hispanoamérica.

Primero, desde sus periódicos “El Español” (1810-1814) y “Variedades o Mensajero de Londres” (1823-1825) publicados en Londres.

Segundo, con las revisiones bíblicas en las que participó, para la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera; tanto del texto del Nuevo Testamento Reina Valera (1817), como de la Biblia por el P. Scio (1821), contando en este ultimo caso con la colaboración de Andrés Bello.

Tercero, revisando y traduciendo importantes obras como “Evidencia de la Religión Cristiana”, de G. Paley, o la “Liturgia Anglicana”. Y, en cuarto lugar y último, con sus libros originales; traducidos recientemente del inglés por Antonio Garnica, sacerdote y profesor en la Universidad de Sevilla: “Cartas de España” (1972), “Autobiografía” (1975) y “Vargas” (1995).

¡Y eso que murió el año 1841, en Liverpool!

Compártelo en tus Redes

Deja un comentario