El ejemplo y aporte de uno de los padres de la reforma protestante desde su teología a lo político y derivados

Publicado el

Por Waldo Pacheco

George H. Sabine en su libro “Historia de la teoría política”, p. 281, en el capitulo XIX, consagrado a los reformadores protestantes, afirma en sus inicios:

“La Reforma protestante mezclo la teoría política con diferencias de credo religioso y con problemas de dogma teológico más íntimamente de lo que habían estado aun en la Edad Media”.

George H. Sabine

De lo que encierra lo ya citado, en su influjo se diferenciaran las dos principales corrientes la una de la otra, a tal punto que E. Troeltsch, en su libro El Protestantismo y el mundo moderno, p. 35, afirma que “la significación del calvinismo es mucho mayor que la del luteranismo“.

Si bien es cierto que para la temática que tratamos los aportes de Lutero no se dejan de mencionar en el libro que se muestra por nuestra parte en foto, y que por lo demás es toda la primera parte de dicho texto dada a tratar sobre Lutero, la figura sobresaliente a juicio de los entendidos por causa que se ajusta a lo moderno, será Juan Calvino.

Su formación humanista, donde lo teológico, lo jurídico, y a la vez de escritor, le permitirá desarrollar al máximo sus propuestas, añadidas a sus funciones como Reformador religioso, y social, en la ciudad de Ginebra. Desde dicha ciudad a través de su pluma asentará las bases que desde ellas vinculara lo teológico con lo político para la propuesta reformada universal.

Es así que de lo más representativo para una propuesta política, de todos sus escritos, tres toman una posición de consideración desde su aporte teológico, los cuales son la Institución a la religión cristiana, su comentario a la Epístola a los romanos, y Las ordenanzas eclesiásticas.

Dejando por ahora de lado el tercer escrito indicado arriba, nos centraremos por nuestra parte en solo dos de ellos. En cuanto a la Institución, dejando lo central de una descripción del valor meramente religioso de ella acostumbrados ha hacer en Chile, y centrándonos desde la óptica de la temática política, desde esto ultimo se infiere:

“se trata de un escrito de síntesis donde Calvino revisa e interpreta temas tanto dogmáticos como eclesiológicos y sociales…, la Institución contienen un conjunto de principios claves para la organización del orden político y para la ética social cristiana”

M. Huesbe. P. Carvajal “Martin Lutero y Juan Calvino. Los fundamentos políticos de la Modernidad., Ediciones Universitarias de Valparaíso, 2003, p. 202

Al hablarnos Juan Calvino, este nos indica en el Contenido de su Comentario a Los Romanos, a su capítulo 13:

“El [capitulo] trece, en su mayor parte, tiende a mantener la autoridad y poder del magistrado. Por él deducimos que había idealistas y rebeldes que creían que la libertad cristiana era incompatible con la potestad civil y ésta debería ser derribada. Finalmente, y para que nadie creyese que el Apóstol cargaba a la Iglesia con algún mandamiento ajeno al espíritu de caridad, dice que ésta [la potestad civil] exige la obediencia”

J. Calvino, Comentario Epístola a los Romanos, p.20., Desafío, 1995, p. 20

Los herederos del pensamiento, y su desarrollo, del pensamiento de Calvino vinieron a ser personajes calvinistas que hicieron sus aportes desde la religión a la política para el siglo XVII como Th. de Beza, Locke, Grocio, Althusius, Comenius. Aun más, en razón a lo que pretendemos con este breve, no podemos dejar pasar por alto una afirmación crucial por un muy entendido en el noyones, y es que “los estudios sobre la obra política de Calvino se ha incrementado en las ultimas décadas debido a la importancia.., en la formación del mundo moderno”. Ante esto, desfilan una serie de nombres donde Calvino tiene por medio de sus escritos mucho que decir desde lo político a otras áreas, y algunos de estos que le interpretan son E. Doumergue, E. Troeltsch, M. Weber, y siguiendo la línea de este ultimo, indirectamente W Sombart y G. Simmel. También asoman bajo la sombra de Calvino H. Baron en su análisis de Iglesia y Estado, V. Vinay y la controversia eclesiológica-política de Calvino y Sadoleto, H. Scholl con su tema sobre la libertad, Q. Skinner en función del nacimiento del Estado moderno, H. Hopfl estudiando la teoría política de Calvino, y R. Hancock estudiando el pensamiento político de Calvino “en unas coordenadas ideológicas plenamente modernas.

No solo el selecto grupo de los monarcómacos bebieron de las fuentes de Calvino desde la teología con sus consecuencias políticas, pues algunos de ellos fueron los aportes al llamado Liberalismo clásico, especialmente de influencia calvinista cuyos nombres de algunos ya hemos nombrado arriba, a tal punto que entre otros se encontraba B. Spinoza.

Fue tal el influjo inicialmente directo, que posteriormente con el paso de las décadas devino en los inicios de la experiencia político-constitucional en Holanda, Inglaterra, Suiza, y USA. Volviendo a Calvino, y situándonos puntualmente por nuestra parte en Suiza y USA, a tal grandeza llega su genio, que el propio Rousseau, afirma de él en una nota al pie de página, y hecha especialmente por su puño y letra, al afirmar:

“Los que consideran a Calvino solamente como teólogo no conocen bien la extensión de su genio. La Redacción de nuestros sabios edictos, en la cual tuvo mucha parte, le hace tanto honor como su institución. Cualquiera sea la revolución que el tiempo pueda introducir en nuestro culto, mientras el amor por la patria y por la libertad no se extinga entre nosotros, la memoria de este grande hombre no cesará de ser bendecida”

Jean Jacques Rousseau, El Contrato Social, Sarpe, 1983, p. 75.

En cuanto a USA, no solo la influencia en sus fundamentos éticos, 1620-1760, dando el carácter a la futura nación desde sus inicios con fuerte impronta calvinista, también el inicio de la incipiente democracia representativa estará presente el pensamiento político de Calvino. En razón, y siguiendo la tradición calvinista en libertad civil y religiosa pasada desde Europa a Norte América, y desde esta ultima llegada a Chile, es que serán de teología calviniana los primeros protestantes reformados evangélicos en la segunda mitad del primer siglo de la República en Chile, quienes lucharan por las libertades políticas y publicas.

Tanto el Revdo., D. Trumbull, como el el chileno Revdo. J. M. Ibáñez Guzmán, quienes a la usanza calvinista en política, lucharan utilizando la prensa, desde la teología política, para así defender y conseguir legalmente la plenitud de derechos políticos para los protestantes evangélicos, y libre pensadores, lo cual se materializara básicamente en la reinterpretación constitucional de 1865 al Articulo 5° de la Constitución de 1833, las llamadas Leyes laicas (Cementerio civil, Matrimonio civil, y Registro civil) 1883-1884, y a posteriori en a inicios del siglo XX la separación de Estado e Iglesia mayoritaria. No estaría demás aquí entregar de mi parte un gran cumulo de artículos con sus respectivos encabezados de títulos, con sus fechas, en que diarios se encuentran, de años de investigación a cuesta sumergido en el siglo XIX, para así probar la acción desde una interpretación de teología calvinista la influenciar que se hizo en la política nacional, pero esto será para otra oportunidad.

Solo finalizar afirmando que los protestantes ya nombrados, su inicial lucha la cual no se debe de olvidar, la dieron en pleno medio publico desde el plano teológico-político, el mismo en que hoy tienen que asumir las fuerzas cristianas conservadoras, las que no se han rendido a el progresismo de izquierda.

BIBLIOTECA-HEMEROTECA “EL MAITEN”.

Compártelo en tus Redes

Deja un comentario