De Lutero a Wesley:

Publicado el

UNA DOCTRINA INCLUSIVA DE LA GRACIA

Lutero y Wesley son dos personalidades muy diferentes, de tiempos y lugares diferentes, y con roles diferentes en la historia de la Iglesia Cristiana. No valen las comparaciones. Ambos son, a su modo y en su tiempo, y a través de su influencia en sucesivas generaciones, exponentes de la teología de la gracia. Lutero buscaba, por todos los caminos, la paz con Dios, obsesionado por la condición pecadora del ser humano; Wesley buscaba, por todos los métodos de la espiritualidad heredada, la santidad de vida, interior y exterior. Ambos encontraron la respuesta y la fuente de su pensamiento y acción en la teología de la gracia.

Curiosamente, ambos líderes comienzan su búsqueda espiritual en una Universidad: Lutero en Wittenberg y Wesley en Oxford, y esa búsqueda personal de salvación y de integridad de vida cristiana también tendrá consecuencias eclesiásticas y sociales imprevisibles para sus actores. ¡Quizás no está de más recordar en un momento como éste, que la Universidad puede ser un lugar muy apropiado para nuestra búsqueda espiritual y teológica!

a) La experiencia de la gracia en Wesley

La relación de Wesley con Lutero no es tanto teológica como existencial. Según la tradición metodista, y en base al testimonio de Wesley en su Diario, una fecha clave para Wesley fue el 24 de mayo de 1738. Todos estamos familiarizados con el texto del Journal en esa fecha:

De noche fui de mala gana a (la reunión de) una sociedad en Aldersgate Street, donde uno leía el prefacio de Lutero a la Epístola a los Romanos. A eso de las nueve menos cuarto, mientras describía el cambio que Dios obra en el corazón por la fe en Cristo, sentí arder extrañamente mi corazón. Sentí que confiaba en Cristo, Cristo solo, para la salvación; y se me dio la seguridad de que Él había quitado mis pecados, aun los míos, y me salvó de la ley del pecado y de la muerte”.

Como podemos ver: ¡Lutero estaba presente en Aldersgate Street! El Comentario de Lutero, escrito 200 años antes, es el instrumento para responder a la búsqueda de Juan Wesley. Tanto Lutero, como Wesley, encuentran la respuesta a su búsqueda en las Escrituras. y su confirmación en la experiencia personal.

Wesley aclamó a Lutero como “glorioso campeón del Señor de los Ejércitos…”, pero en realidad, Wesley recibió la herencia de Lutero mediada por el anglicanismo y por los luteranos moravos. Fue a través de los moravos (Peter Bölher en particular) que Wesley se abrió a la búsqueda de la assurance, que culminará en Aldersgate. Pero también algunas de sus reacciones negativas hacia Lutero y su pensamiento son reacciones en el contexto del quietismo moravo y del riesgo siempre latente del antinomianismo, como es el caso de su desencanto con el Comentario de Lutero a la Epístola a los Gálatas. Wesley se escandalizaba de la forma como Lutero desacreditaba a la razón y ponía en el mismo saco a la ley de Dios, el diablo y el infierno.

En el fondo, la diferencia fundamental entre Lutero y Wesley, en cuanto a la gracia, es el concepto de la santificación, de la gracia santificadora. En este punto, Wesley marca las distancias tanto con Lutero como con la Iglesia de Roma, en forma contundente:

“¿Quién ha escrito mejor que Lutero sobre la justificación por la fe sola? ¿Y quién fue más ignorante de la santificación o más confundido en su concepción que él? Por otra parte, cuantos escritores de la Iglesia Romana han escrito con fuerza y con base bíblica sobre la santificación… pero quienes desconocían enteramente la naturaleza de la justificación… Pero ha placido a Dios dar a los metodistas un conocimiento pleno y claro de cada una y la amplia diferencia entre ellas”.

Y, sin embargo, Wesley es inevitablemente heredero y representante de la Reforma. Su identidad es inconfundiblemente protestante, como se puede ver en su “Carta a un Hermano Católico-Romano”, pero sobre todo en sus análisis críticos de los catecismos católico-romanos de su época

Mortimer Arias (tomado de la conferencia “De Lutero a Wesley y de Wesley a nosotros
Compártelo en tus Redes

Deja un comentario